1001 BODAS IFEMA 20º ANIVERSARIO!

Impresium 1001 bodas 2018, 1001 bodas, mil y una bodas, 1001 bodas ifema, feria de bodas, stand feria de bodas, impresium, wedding, fotografo de bodas, videografo de bodas, fotografo de bodas madrid, videografo de bodas madrid, video de boda, videos de boda madrid, fotos de boda madrid

Bueno, pues una vez más podemos decir que hemos disfrutado de la gran feria de las bodas: 1001 bodas. Ha sido una edición un tanto extraña, poca afluencia el primer día, menos de lo habitual, pero compensada por los siguientes donde literalmente no paramos.

Hay que apuntar que este año los puestos fueron mejorados y el pabellón cambiado para que los pasillos fueran más espaciosos, así no se congestionaba el paso, es de agradecer a la organización.

Con lo que me quedo, sin duda, es con el buen clima que una vez más hemos vivido junto a nuestros compañeros de los stands cercanos, Maloas alianzas, Tienda de Ilusiones, o nuestros “enemigos acérrimos” Manu de Master Fotógrafos, Chema de Fotoenfoque y Pilar Fresno jajaja!. Y también a los fantásticos chicos de Bolsalea y Que Viva la Novia que trajeron más de una sonrisa a nuestros visitantes con sus originales productos.

Agradecemos a todas y cada una de las parejas que pasasteis a saludarnos dedicasteis vuestra atención y vuestra mejor sonrisa ante nuestra exposición, ¡muchas gracias!

Como os digo, poco pude escaparme a ver las actividades que se organizaron en la feria, así que aquí van unas muestras diminutas del equipo y de lo que vivimos.

Os dejamos con lo que fue nuestro regalo más demandado: me caso Puri, me caso!!

BODA ARABE EN MARBELLA – HOTEL KEMPINSKI

impresium, reportajes fotograficos de bodas, fotografo de bodas, fotografo de bodas madrid, boda árabe, fotografia de bodas, wedding, love, bodas, bodas madrid, Boda en Marbella, sí quiero

Después de la espectacular tarde/noche que vivimos en la casa de nuestros chicos, y tras haber descansado y disfrutado de la bella Marbella por la mañana, nos presentamos en el hotel Kempinski para comenzar con los preparativos de Luis.

Si el día anterior nos dio la impresión de estar nervioso, este día ya era un flan, eso sí, sin perder la sonrisa ni un segundo.
Le acompañaron sus padres, y sus amigos más cercanos, nadie quería perderse ni un solo momento.

Para empezar bajamos al hall del hotel, ya que nos pareció un lugar idílico para escribir una carta llena de sentimientos y así dar comienzo a su sesión de preparativos, donde ya pudimos intuir que sería una de las bodas más emotivas de la temporada.

Una vez captamos los sentimientos de la familia, subimos a la suite de Linda, donde se encontraba con su madre, hermanos y sobrinos, quienes pese a la barrera del idioma (ya que no hablamos francés ni árabe) colaboraron con creces durante toda la sesión, y sí, dio tiempo a reírnos entre todos, me quedo con el “momento laca”.
Desde la terraza de la suite, mientras terminábamos, ya se veía cómo iban llegando los invitados con sus mejores galas.

Ya abajo, en la zona de la celebración, se respiraba alegría por los novios entre jocosos comentarios que rememoraban la jornada anterior.
El primero en entrar fue Luis, y tras una breve espera llegó la radiante Linda.
Una ceremonia que puso punto de partida al mar de sentimientos que estuvo presente durante toda la velada.

¡Os merecéis todo lo bueno que os pase chicos!