¡YA ES OFICIAL!

impresium, reportajes fotograficos de bodas, fotografo de bodas, fotografo de bodas madrid, fotografia de bodas, contactanos, wedding, love, bodas, sí quiero

Érase una vez unos jóvenes enamorados que se querían mucho, tanto que según palabras textuales de él, habían pasado más tiempo de sus vidas como pareja que separados; así que imaginaos las ganas que tendría la familia y los amigos de que por fin llegase el día de la boda.

Así que, ya es oficial: SE HAN CASADO.

Nuestros queridos Roberto y Esther, nos visitaron en nuestras oficinas hará algo más de un año, con un mar de dudas como viene siendo habitual entre los novios. En este primer contacto… no sé cómo explicarlo, llámalo destino, karma, o dioses de la antigüedad jugando a los dados, pero el caso fue que sentí un gran feeling hacia estos chicos y viendo el derroche de simpatía que nos han brindado siempre creo que fue correspondido.

Fueron pasando los meses y, tras visitarnos en el stand de la pasada edición de 1001 Bodas ofreciéndonos un momento de relax y buenas vibras, fuimos hablando para realizar la sesión de fotos preboda, que puedes ver aquí; allí nos conocimos mucho más, descubrimos un amor insaciable entre ellos, y nuestros chicos conocieron nuestra forma de trabajar.

El día de la boda nos presentamos en el Hotel Vivar, donde nos encontramos con Rober que pese a los nervios, no paraba de ofrecernos la mejor de las sonrisas a todos los presentes; junto a Esther vivimos divertidos momentos descolgando el vestido y abrochándolo junto a su madre y su amiga Fany. Quién diría que encontraríamos un espacio que diese tanto juego en los preparativos como la última planta de este entrañable Hotel en pleno Griñón.

Según llegamos a la finca Los Cotos (Inbodas), en Cubas de la Sagra, comenzaban a entrar los primeros invitados, y Rober empezó a saludar, abrazar y reír. No me equivoco si digo que creo que ha sido una de las ceremonias más emotivas, desde que Esther vio a su gente comenzaron las lágrimas eso sí, de felicidad (y yo sin acciones de Kleenex!). Fue un día indescriptible, así se marca la diferencia en una boda.

Dicen que si algo funciona, es mejor no cambiarlo. Chicos, ¡no cambiéis nunca!

impresium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *